Skip to main content

Explicando el tema

Cómo se interpreta el tema de la Asamblea

El tema de la Asamblea, Un cuerpo, un Espíritu, una esperanza, está tomado de Efesios 4:4 (RVA-2015): “Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como han sido llamados a una sola esperanza de su llamamiento”.

Un cuerpo

Este elemento representa nuestra relación como un solo cuerpo de Cristo, basado en el amor de Cristo, centrado en la cruz de Cristo y en nuestra vida sacramental compartida, y unido en el servicio a la creación de Dios. Expresa el cuerpo de Cristo compartiendo una misma alegría, liberado por la gracia, con los brazos extendidos hacia el mundo en una misión holística. También nos recuerda que una estrecha y mutua conexión entre nosotros y nosotras, y con toda la creación. Vemos en esta imagen un espíritu de receptividad y hospitalidad, que representa a la ciudad de Cracovia y a la Iglesia Evangélica de la Confesión de Augsburgo en Polonia, anfitriona de la Asamblea.

Un Espíritu

Este elemento representa nuestra conexión en y a través de la obra del Espíritu Santo. La paloma es el Espíritu Santo que nos mueve, encendiendo la renovación en la iglesia, en nuestras comunidades y en el mundo. La paloma también sirve como símbolo de paz y de unidad, conectándose con el tema del texto bíblico de la Asamblea, tomado de Efesios 4:3-4. Esta imagen de la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz es un recordatorio de la acción transformadora de Dios a partir de la justicia, la paz y la reconciliación...

Una esperanza

Este elemento representa la esperanza que tenemos en nuestra fe, arraigada en Cristo, una esperanza que brota como las hojas de una rama, dando nueva vida. Las tres hojas representan nuestra teología trinitaria como comunidades luteranas y, combinadas con la rama, reflejan el compromiso de la Comunión de Iglesias de la FLM con la justicia ecológica y económica. La rama en este diseño es una referencia directa a la rama que lleva la paloma en el logotipo de la FLM, uniendo los temas de la reconciliación a través de la promoción y el diálogo, y también con el cuidado de la creación.